La fotografía como un acto militante

Además de la proyección de “Olla Capurro: el barrio se mueve” (Rodrigo Vidal y Daniel Fagúndez, 2021), el lunes 1 de noviembre Casa Mandrágora recibió a nuestra muestra producto del Concurso Internacional de Fotografía.

En una tarde que ya iba camino a volverse noche, la gente iba subiendo las escaleras y al llegar al hall no había quien pasara de largo sin parar unos minutos a ver cada una de las fotos de la exposición. Poniendo sobre la mesa distintos lugares para mostrar la realidad, como el feminismo, el ambiente y la resistencia en pandemia, siempre bajo el eje transversal de las luchas populares en Latinoamérica, en esta edición tuvimos la participación de autores de distintos países de la región; además de Uruguay, se seleccionaron fotos enviadas desde Colombia, Argentina y Perú.

La inauguración de la muestra contó con la presencia de Alejandro Persichetti, fotógrafo de espectáculos artísticos y jurado del concurso, quien, luego de un impasse tras ver “Olla Capurro”, fue el encargado de presentar un conversatorio que tuvo como eje “Ensayo pandémico”, una de sus obras más recientes.

“Ensayo pandémico” es una serie fotográfica que transgrede los límites de ese arte para nutrirse de la pintura, integrar el teatro e incluso traer el cine al disparo de la cámara. Persichetti pensó la idea tras los primeros días de la crisis sanitaria al ser detenida la actividad cultural y con ello quedarse inactivo. Fue así como, antes de quedarse quieto en su casa sin hacer nada, decidió comenzar a organizarse con amigas y amigos integrantes del colectivo artístico Primer Ensayo y poner en marcha un proyecto de fuerte contenido político como un acto de rebeldía.

En la sala, el fotógrafo abordó una por una las imágenes que componen la obra. La propuesta, que comenzó por una reinterpretación del cuadro “Un episodio de la fiebre amarilla en Buenos Aires“, de Juan Manuel Blanes, y terminó con su icónico “Juramento de los 33 orientales” en el Teatro Solís, pasó por un repertorio variado de distintos artistas del mundo de la pintura. En todos los casos se hizo una reapropiación de cada pieza para ponerlas al servicio de la caracterización de un momento histórico tan particular como el de los primeros meses de la pandemia, con sus consecuencias en diferentes áreas de la vida, siempre desde la crítica política del momento.

Tras este repaso, Laura Amaya, integrante del equipo de Tenemos Que Ver, ofició como anfitriona de un intercambio con las y los asistentes. Entre lo conversado, una de las ideas más fuertes que surgió fue la de poner a jugar a la fotografía como un acto militante. Sobre esto, Persichetti destacó que “los medios de protesta son infinitos”, y a la par de ello valoró el rol que tuvieron las redes sociales en poner “Ensayo pandémico” en agenda y con ello dar lugar a la discusión crítica sobre la actualidad política sin necesidad de valerse exclusivamente de los medios tradicionales.

Galería fotográfica:

Nota elaborada por Juan Francisco Bruschi, pasante del 10° Tenemos Que Ver

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *