Cotidiano Mujer en el 9° TQV

Han pasado 8 años desde el primer “Tenemos que ver”, y hoy ya es una cita anual que nos conecta con producciones audiovisuales de diferentes partes del mundo.

La propuesta de este Festival de Cine de Derechos Humanos es una iniciativa que nació del activismo político que marca la historia de nuestro colectivo, pero también de la rebeldía y la (im)potencia de los y las jóvenes que se acercaron a Cotidiano Mujer decididos a tomar la escena pública para decir -con otros lenguajes- su renovado compromiso con la construcción de una cultura de derechos humanos.

Este año cumplimos 35 pero no hicimos una fiesta especial, solo las acciones que ya son parte del que hacer de los últimos años: las Jornadas Feministas, los Diálogos de Frontera, la Asamblea de Montevideo, y el acompañamiento a “Tenemos que ver”, entre otras cosas . Abrir diálogos, afirmar derechos y hacerlo siempre con otras, otros, otres, es nuestra apuesta por los derechos humanos.

El cine ha sido siempre una herramienta capaz de transmitir emociones, ideas, experiencias. Nuestra memoria guarda miles de escenas y un listado de películas que son parte de la experiencia vital de cada una. A través de las historias y anécdotas que se cuentan con imágenes, músicas y escenarios, podemos acceder a realidades de mundos propios o de otros mundos lejanos de nuestra cotidianidad. Abrir un
diálogo con esas narraciones, historias y vidas, abre la posibilidad de construir otros abordajes y romper las formas hegemónicas de las clasificaciones.

El cine es también una herramienta para ejercer la capacidad crítica. Para ello trabajan con profesionalismo y capacidad de entrega, cada año, un grupo de voluntarias y voluntarios que seleccionan la películas a proyectar, convocan a la realización de “1 minuto, un derecho” para estimular la creatividad de niñas,
niños, adolescentes y jóvenes, articulan con espacios culturales y llevan las películas a los territorios.

Los derechos humanos son un marco normativo, y también, un horizonte ético. TENEMOS QUE VER cómo volverlos una práctica cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *