Niños y niñas reflexionaron acerca de sus derechos

Ayer, 18 de junio, tuvo lugar la cuarta jornada del Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos, Tenemos Que Ver, con locación en la Sala Zitarrosa en donde se dieron cita los más jóvenes para asistir a la proyección de cortos Iberoamericanos en los que se retrataban temas inherentes a los derechos de los niños, las niñas y adolescentes.

Los jóvenes participantes de esta actividad provenían de diversas instituciones como ser la UTU de La Teja, Unión y Paso de la Arena; también estuvieron presentes Jóvenes en red del equipo de Manga y Piedras Blancas, así como también estudiantes del Bachillerato Audiovisual de UTU Cerro, Centro Juvenil Bien al Sur y Profesorado de San Ramón.

En medio de risas y entusiasmo los participantes se fueron ubicando en sus butacas para luego escuchar las palabras de la directora del Festival, Francesca Cassariego, quien brevemente introdujo a la temática de la jornada y les invitó a observar la función a través de sus propias miradas para luego reflexionar colectivamente en una instancia posterior.

La función comenzó con el corto “Mi querido balón” (España, 2018) del director Gaizka Urresti que se desarrolla en el contexto histórico del 20 de noviembre de 1975 día que muere Franco, en un pueblo en donde un niño de clase media baja intenta encajar socialmente a pesar de sus limitaciones materiales y los prejuicios que esto conlleva, dejándonos una bella reflexión acerca de la amistad y el compañerismo más allá del contexto social o bienes materiales. Posteriormente tuvo lugar el trabajo del director Aldo LázaroPolvo de Estrellas” (México 2017), film que no deja indiferente al espectador a través de una cruda historia que se desarrolla en un barrio marginal y tiene como protagonista a un pequeño que vive en un basurero y trabaja con su padre recolectando basura,  en donde se puede observar el sensible trato con que se representa la vulneración de derechos básicos de los niños como el de vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral así como a tener una educación, entre otros; y por supuesto a no trabajar, tema medular de este trabajo. Finalmente, la proyección culminó con el corto “Conmigo vienen bailando” (España, 2017) de Cristina Isabel Linares en donde se nos presenta una historia que por momentos ya es en un tono más jocoso y distendido,  pero no menos realista, esta es protagonizado por una niña que su pasión es bailar Ballet pero las circunstancias económicas de su madre le impiden continuar dicha actividad que puede retomar más adelante gracias al apoyo de un amigo y la comunidad, invitándonos así a reflexionar sobre la amistad y sobre todo la empatía con el otro y lo determinante que estos factores pueden llegar a ser en el desarrollo de una persona.

La actividad se cerró con un micrófono abierto en donde los niños y niñas expresaron sus impresiones sobre lo visto en las proyecciones. Cada uno de los participantes que habló se mostró comprometido/a con la premisa de reflexión y a través de sus palabras fueron configurando un muy rico y certero análisis de lo que habían presenciado en cada uno de los cortos dejando patente así sus ganas, compromiso y entusiasmo por formar parte de esta actividad.

Invitamos a seguir participando del festival, consultá nuestra programación en nuestra página web: Tenemos que Ver y las las mejores imágenes de esta jornada en nuestra FanPage y nuestro Instagram.

Nota: Mayra González. Colaboradora de Comunicación del Festival TQV.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *