¿De qué hablamos cuando decimos “Violencia institucional”?


Mujeres que se someten a una cesárea no planeada ni médicamente necesaria. Adolescentes privados de libertad que son víctimas de maltrato por parte de sus cuidadores. Niños y niñas que viven en hogares donde las condiciones son indignas e insalubres. Menores a los que se les niega el ingreso al país para reencontrarse con su madre por no presentar la documentación exacta.  

¿Qué tienen en común estos hechos que suceden día a día en Uruguay y decenas de países en el mundo? Son violaciones a los Derechos Humanos dentro de la llamada “violencia institucional”. Este concepto que en el Río de la Plata se utiliza desde la década de los 80’, hace referencia a acciones y omisiones por parte del Estado que vulneran los DDHH.

Si bien la expresión no suele verse en los medios o escucharse en las conversaciones cotidianas, es una categoría muy útil para conceptualizar ciertas violaciones de DDHH y clarificar los agentes responsables de tales violaciones. Es común asociar la violencia institucional a la represión, torturas y muertes en manos de un régimen dictatorial. Sin embargo, su uso se ha extendido a ámbitos que van más allá de lo militar o policial para abarcar otras estructuras de la vida en sociedad, como lo es el plano médico o laboral.

Es interesante estudiar también las formas de violencia institucional que surgen cuando, por ejemplo, los Estados niegan servicios a determinados sectores de la población, no garantizan que se cumplan los procedimientos correspondientes en procesos judiciales, no brindan al personal de una institución la formación adecuada para atender las necesidades de sus usuarios, y un largo etcétera. Todas estas formas de omisión también implican violencia institucional.

Es por estas razones, que en el taller que se brindará desde Cotidiano Mujer, del día 11 al 14 de junio, en el marco del 7° Festival de cine y derechos “Tenemos que ver”, seis especialistas de distintas áreas hablarán sobre mecanismos para promover la denuncia de estos hechos y darán una mirada crítica sobre la legislación nacional e internacional al respecto. Estar informados es contar con la primera herramienta para defender y hacer valer nuestros derechos y exigir un accionar acorde de las autoridades que tienen la obligación y la responsabilidad de protegernos como sociedad, ciudadanos y personas.

Más información sobre el Taller “Violencia Institucional desde una perspectiva de Derechos” e inscripciones AQUÍ.